Hechos reales,  Historias

El origen de la Navidad

Cuando escuchamos la palabra “navidad” en automático todos pensamos en nieve, caramelos en forma de bastón, pinos decorados, regalos envueltos con papel colorido, el nacimiento de Jesús, más regalos envueltos, Santa Claus dejando regalos debajo del pino decorado… ¿ya dijimos regalos? Una época del año sin duda alguna maravillosa, todo es felicidad, paz y amor, pero ¿te has preguntado qué tan oscuro es el origen de la navidad? ¿de qué manera se celebraba en la antigüedad? ¿Cuándo surgió y por qué? No te quedes con la duda, hoy te contaremos el lado oscuro de esta colorida celebración.

Los Saturnales

Las Saturnales o (Saturnalia en latín) son unas importantes fiestas romanas en honor a Saturno, dios de la agricultura para los romanos. Se piensa que las Saturnales simbolizaban la finalización de los trabajos del campo, celebrada tras la conclusión de la siembra de invierno, cuando el ritmo de las estaciones dejaba a toda la familia campesina, incluidos los esclavos domésticos, tiempo para descansar del esfuerzo cotidiano.

Oficialmente se celebraba el día de la consagración del templo de Saturno en el Foro romano, el 17 de diciembre, mediante sacrificios rituales, seguido de un banquete público y festejos orgiasticos continuos públicos y privados. Esta forma de celebrar duraba del 17 al 23 de diciembre.

Dando origen a la Navidad

¿Qué tiene que ver las Saturnales con el origen de la navidad? Se dice que durante estas fiestas los esclavos eran frecuentemente liberados de sus obligaciones y sus papeles, en algunos casos, cambiados con los de sus dueños.

Se decoraban las casas con plantas y se encendían velas para celebrar la nueva venida de la luz, además de que los romanos amigos y familiares, se hacían regalos.

Posteriormente, el nacimiento del Sol y su nuevo período de luz fueron sustituidos por la Iglesia, quien hizo coincidir en esas fechas el nacimiento de Jesús de Nazaret con el objetivo de acabar con las antiguas celebraciones. Gradualmente las costumbres paganas pasaron al Día de Año Nuevo, siendo asimiladas finalmente por la fiesta cristiana que hoy en día conocemos universalmente como el Día de Navidad.

¿Y que pasa con Jesús de Narazet?

Como todos sabemos, el 25 de diciembre festejamos el nacimiento del niño Jesús, tradición que llego con el cristianismo, pero antes de la llegada de Jesús ¿a quién se celebraba?

Se cuenta que el mismo día nació un dios conocido como Mitra, las personas que conocen a este personaje consideran que el nacimiento de Jesús es una adaptación del festejo del nacimiento de Mitra, que rivalizaba con el cristianismo en el imperio romano. ¿Y por qué lo creen?

El Dios Mitra

Se dice que Mitra nació el 25 de diciembre en una cueva para protegerse de un rey que ordenó asesinarlo y su llegada fue saludada por magos astrólogos que siguieron una estrella; se creía además que fue asesinado por otro dios, el de la oscuridad, para finalmente levantarse al tercer día de entre los muertos.

La resurrección de Mitra se conmemoraba al inicio de la primavera y para celebrar la festividad (lo que hoy conocemos como Pascua) eran sacrificados un buey o cordero de color blanco sobre una rejilla a través de la cual la sangre se derramaba sobre los nuevos convertidos, que eran así “bautizados”.

Los discípulos del dios persa ingerían entonces pan y vino en una cena de comunión en masa para sustituir el Mitraísmo.

Es evidente las similitudes que tienen ambas versiones, sin embargo ¿cuál es la correcta?

Mitraísmo vs Cristianismo: el origen de la navidad

Mitra se convirtió en un importante competidor contra el cristianismo y su popularidad era tal que estuvo a punto de triunfar definitivamente, ¿entonces por qué todos conocemos la versión persa?

Se cuenta que durante una de las continuas guerras civiles que ocurrían en el Imperio Romano, Constantino, que pretendía apoderarse del trono, prometió que si el dios “cristiano” lo apoyaba en su lucha por hacerse del poder, lo convertiría en la religión oficial del Imperio, tal como sucedió luego.

Es así como esta religión comienza a absorber en su seno costumbres y ritos paganos, adaptando la historia y cambiando los nombres de los protagonistas, dando origen a la Navidad que hoy en día todos conocemos.

Comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *