Foro,  Hechos reales,  Historias

El verdadero origen de Halloween

¿Dulce o truco? Si bien no somos gringos, hay que aceptar que la festividad de Halloween es bastante divertida y original, es decir, salir a pedir dulces, vestido de algún personaje de terror o ciencia ficción es genial; el ambiente de terror también le daba ese toque macabro, pues está comprobado que al humano le gusta la adrenalina (por ello la popularidad de las historias, películas o festividades de terror). Solo hay algo que, estoy seguro, no te has preguntado… ¿De dónde viene el Halloween? En este post, por fin resolveremos esa duda.

Halloween viene de Irlanda, Inglaterra y parte de Francia (sí, yo también me sorprendí al descubrir que no era americano), este era un festival Celta, en el cual festejaban la llegada del invierno. Esta sociedad tenía a un dios bastante particular: se llamaba Samhain y era el dios de la muerte.

El 31 de octubre de cada año, los sacerdotes celtas organizaban la festividad con el fin de adorar a su dios y celebrar las vísperas del año nuevo céltico, y para demostrarle su devoción, ellos le ofrecían sacrificios animales o, peor aún, sacrificios humanos. Obviamente, aquellos que usan la muerte para venerar a un ente divino no se salvarán de ser ligados a supersticiones, leyendas, paganismos, ocultismo, brujería y cualquier otra actividad que resulta “oscura” o “demoniaca” ante la vista de los demás. Pero, ¿qué hacían realmente esa noche?

Los sacerdotes (para hacer esta noche más tétrica de lo que ya era), se vestían con cuero y cabeza de animales, iban en grupo de casa en casa por todo el lugar con el fin de solicitar las ofrendas a Samhain, (he aquí la similitud con disfrazarnos el 31 e ir de casa en casa pidiendo dulces). Si al pasar a un hogar y recibir una ofrenda que no les gustó, los sacerdotes procedían a hacer un “truco” (que en realidad era un castigo), lo que hacían es quemar el terreno de la familia que los disgusto, se llevaban a la doncella, mataban a todo su ganado o les contagiaban ciertas enfermedades a los integrantes de la familia castigada, (y he aquí el famoso origen del “dulce o truco”).

Una vez que el grupo de sacerdotes pasaba por todo el vecindario, se reunían en una gran fogata donde depositaban las ofrendas y los sacrificios para adorar a su dios.

Otro dato curioso es que ese día los sacerdotes llevaban un nabo hueco; dentro de este, había una vela, para iluminar el camino de su andar por el pueblo (recordemos que eran los años 300 a.C.). Pronto, los celtas comenzaron a expandirse por el mundo, llegando a Estados Unidos, donde siguieron haciendo este tipo de prácticas el 31 de Octubre.

Los americanos, al ver todo esto, quedaron fascinados y decidieron hacer su propio Halloween, quitando los sacrificios y el vestir con cabezas de animales de verdad, lo adaptaron para hacer de esta práctica, algo más familiar y divertido, incluso, sustituyeron los nabos con calabazas y con el pasar del tiempo, las prácticas de los celtas comenzaron a desvanecerse y el Halloween americano predominó y se expandió mundialmente.

Es así como de un noche cuyo propósito era venerar a un dios, se cambió por una fiesta donde te regalan dulces por vestir cool, así que ya sabes, no dejes desaprovechar esta información y sorprende a todo aquel inculto que sigue pensando que el Halloween nació en Estados Unidos; desde ahora, tienes mi bendición.

Comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *