Hechos reales,  Historias

La huérfana: de la ficción… ¿a la vida real?

Ya te habíamos hablado sobre la película “La Huérfana”, estrenada ya hace una década. Pero lo que quizá no sabías es que, más allá de la ficción, hay una historia que inspiró este filme, y, por si fuera poco, a principios de este mes se dio a conocer un nuevo caso similar al narrado en la película.

No es raro que una historia de este tipo haya sido inspirada en un hecho real, pero lo más desconcertante es que el temor y desesperación que en su momento causó se haya salido de la pantalla y haya llegado a la vida real.

La historia en la que está basada es mucho más perturbadora de lo que crees; Barbora Skrlová nació en República Checa. Parecía una niña normal hasta que le diagnosticaron hipopituitarismo, lo que significó un sinfín de problemas médicos durante su infancia y una eterna apariencia de una niña de 13 años.

Los problemas de salud comenzaban a quedar atrás cuando empezó a manifestar conductas fuera de lo normal; su comportamiento indicaba que tenía un desorden mental serio que tenía que tratarse lo antes posible. Barbora fue ingresada contra su voluntad a un hospital psiquiátrico para adultos cuando era adolescente, pues sus conductas iban de mal en peor y su condición se había salido de manos de sus padres y de los médicos que la trataban.

Tiempo después de estar internada, logró huir no sólo del hospital psiquiátrico sino también del país; su mente cruel ideó el plan de llegar a un orfanato para hacerse pasar por una niña desvalida que buscaba una buena familia.

Klara y Katherine Mauerová eran 2 hermanas divorciadas que tenían 2 hijos menores de 10 años; ellas cayeron en las mentiras de Barbora y la aceptaron en su hogar. Por si no fuera poco, las hermanas Mauerová padecían esquizofrenia aguda, lo que hizo más fácil que Barbora desatara su crueldad guardada por años. Convenció a ambas  de unirse a una secta que profetizaba crueldades sin límite como los sacrificios humanos y las relaciones incestuosas.

Así las hermanas decidieron enjaular a sus hijos y eran controladas por la “niña” adoptiva; un día, la policía arribó al lugar por denuncias de vecinos y recuperaron a 3 niños, entre ellos Barbora quien se las ingenió para engañar a los oficiales y así volver a huir. Klara y Katherine fueron condenadas a prisión.

Más tarde, Barbora se fue a Noruega, donde subió de peso y se cortó el cabello para hacerse pasar por un niño de nombre Adam, pero esta vez no tendría éxito, pues sería descubierta cuando ya tenía una nueva familia y sería hallada culpable por el haber sido la autora intelectual por las crueldades cometidas contra los niños de su anterior familia.

“Sus nuevos padres quedaron aterrados cuando descubrieron que Adam no era un niño de 14 años, sino una mujer de 36 con graves problemas mentales”

La mujer checa fue liberada en 2011 pues mostraba un buen comportamiento; desde ese momento no se sabría más sobre su paradero.

Pero… la historia no terminaría ahí, pues hace una semana cobraba fuerza un acontecimiento similar. Aproximadamente en 2011, una familia había adoptado a Natalia, una niña sin ningún historial de desorden mental ni enfermedades. Tiempo después su familia adoptiva la abandonaría en un departamento pues alegaban que había intentado matarlos y en realidad era una mujer de 22 años, no de 11 como se los habían hecho creer.

Finalmente se descubrió que esto no había sido más que una excusa para abandonar a la menor; en 2014 una nueva familia la adopto y actualmente, sus primeros padres adoptivos enfrentan cargos por haber abandonado a la niña quien actualmente tiene 19 años.

Comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *